Tuesday, May 22, 2007



Aprovechando que su madre se alejó para charlar con algunos invitados, Ludovic se aproximó lentamente a Lucius Malfoy, que estaba acompañado por Narcisa. Obviamente, Lucius se pavoneaba frente a los demás invitados. Cómo divertía aquello a Ludovic. La rivalidad entre ellos era antigua, siempre creyó que el rubio era un completo idiota desde los tiempos de la escuela. Sentía un inmenso placer en provocarlo, pues sabía cuánto irritaba eso el orgullo de Malfoy. Sería realmente un desperdicio si él no aprovechaba ese momento.

Saludando a Narcisa con una sonrisa en los labios, el joven Black-Thorne se inclinó a besar la mano de su prima, diciendo:

—Estás realmente deslumbrante, querida mía. Es una pena que la mayoría de los que están a nuestro alrededor no sean lo suficientemente dignos de tus raros y valiosos encantos —dijo mirando directamente a Lucius.

—Tus elogios son siempre bienvenidos, querido primo —respondió la joven, y agregó —: Y creo que Lucius estaría de acuerdo contigo, ¿no es así, querido?

Malfoy reunió aplomo antes de responder.

—Ciertamente, Narcisa. A propósito, Black-Thorne, yo tampoco puedo dejar de elogiar a la señora Marguerite por la fiesta. Está realmente impecable, ella es una mujer de extremo requinte, realmente casi todos sus hijos heredaron su buen gusto y su buena educación —dijo el rubio, enfatizando la palabra “casi”.

Ludovic sonrió ante la provocación, aquello estaba empezando a ponerse interesante.

—Malfoy, he sabido que no aceptaron tu pedido para trabajar en el Ministerio... de nuevo.

Malfoy se mordió el labio inferior y apretó con fuerza la punta en forma de serpiente del elegante bastón que siempre traía consigo. Black-Thorne acababa de meter el dedo en una llaga demasiado dolorosa para su rival.

—Por lo menos intento ser más útil en lo que hago, al contrario de ciertas personas... —respondió, lanzando una mirada de puro odio en dirección a Ludovic.

—Espero sinceramente que tengas suerte en tus intentos, Malfoy. Afortunadamente yo no preciso preocuparme por eso, pues a fin de cuentas, soy mejor en las cosas que hago. Mis actos hablan más que mis intenciones.

Antes que Lucius pudiese responder, Aldebarán se aproximó al grupo, poniendo pesadamente una mano sobre el hombro de su hermano menor. Saludó a Lucius y a Narcisa con una inclinación de cabeza, diciendo:

—Espero que estén disfrutando de la fiesta.

—No podría estar mejor, y siempre es un placer estar en un ambiente tan agradable, especialmente si estamos rodeados por los más nobles miembros de la sociedad mágica —respondió Narcisa.

—Me alegra oír eso —y, mirando discretamente a su hermano, completó—: Tengo la seguridad de que Ludovic está siendo una agradabilísima compañía para ustedes, pues él sabe lo sentida que estaría nuestra madre si nuestros invitados no disfrutasen plenamente de las festividades. Si me disculpan —se retiró, haciendo una leve reverencia.

Ludovic no dijo nada luego de la partida de su hermano. Lucius, por otro lado, sonrió a su rival, triunfante:

No sabía que tenías miedo de Aldebaran, Ludovic.

—Yo no tengo miedo de nada, Malfoy, ni de nadie —respondió Black-Thorne entre dientes—. Si lo dudas, puedo probártelo un día de éstos, es sólo acordar. Ahora, si me disculpan a mí también, debo hablar con mi primo Rigel.

Ludovic se alejó a grandes zancadas, más de una vez Aldebaran había arruinado su diversión. ¿Cuándo dejaría de estorbarlo ese cretino? Y encima le hizo parecer inferior justo enfrente del patético de Malfoy. Un día lo pagará. Los dos lo pagarán: su hermano seriecito y el tarado del rubio.

Tenía que calmarse, no adelantaba nada perder la cabeza allí, no en la fiesta preparada con tanto ahínco por su adorada madre, tampoco podía arruinar el gran momento de su hermanita querida. Sí, iría a conversar con Rigel, eso lo haría sentir mejor, pues su primo mayor lo comprendía muy bien y era una compañía muy apacible, especialmente después del combate con sus más grandes enemistades.


Continuará

*******************


Nota: Los invito a visitar el Colegio Quicavì y conocer nuestro colegio amigo: http://www.geocities.com/colegio_quicavi/index.html



Thursday, May 17, 2007



Aquí les traigo otro post más de este capítulo. Espero que lo disfruten y no dejen de comentar. Saludos, Corina.

El gran carruaje tirado por caballos alados de raza graniana y que ostentaba el blasón de los Ivory atravesaba los portones del antiguo palacio de la familia Thorne, ahora rebautizado como Black-Thorne, gracias a Marguerite y su inconmensurable orgullo del apellido que llevaba de soltera.

La matriarca de los Ivory y viuda del antiguo líder de la familia, Betelgeuse, se acomodó los guantes de tejido azul índigo que hacían juego con el bello vestido que usaba. En el asiento de enfrente estaban sus dos hijos.

El primogénito, Rigel, tenía una postura imponente y se sentaba erguido en el banco forrado. Era un hombre guapo, con facciones marcadas que recordaban mucho a su padre, pero los ojos azules ligeramente oscuros y el cabello muy negro, peinado de manera impecable, eran características que él había heredado de su madre, marcas de un legítimo Black.

El menor, Kamus, se parecía bastante a su hermano: las mismas facciones marcadas, el mismo cabello liso y negro, con la diferencia de que el de Kamus no estaba impecablemente peinado. Los mechones estaban ligeramente húmedos, como si no se hubiese molestado en secárselos después del baño, y algunos le caían sobre los ojos, también azules. Sin embargo, lo que más diferenciaba a Kamus de Rigel era el aura de independencia y arrogancia que rodeaba al menor, y que, de cierta forma, lo volvía más interesante que su hermano mayor.

—¿Por casualidad te dijo Alrisca a qué hora llegaría el carruaje en el que está viniendo con Nott, Rigel? —preguntó Betelgeuse.

—No, madre, pero no creo que tarde, no te preocupes.

—Lo más indicado sería que Alrisca y su marido llegasen junto con nosotros, ya que también son parientes de la novia —Betelgeuse suspiró de manera exasperada—. Espero que tu hermana tenga el buen sentido común de no parecer demasiado feliz. Ésta es su primera aparición pública después de que volviera de su luna de miel, una Black no debe dar ningún motivo para ser blanco de las malas lenguas.

Kamus, que oía la conversación mientras observaba el paisaje del jardín de los Black-Thorne por la ventanilla del carruaje, sonrió a medias. A juzgar por la conversación que tuvo con su hermana poco antes de su casamiento con Nott, las preocupaciones de Betelgeuse no tenían el menor fundamento. No había ni el remoto riesgo de que Alrisca pareciera exageradamente feliz.

El carruaje finalmente se detuvo frente a las puertas del palacio y un empleado se apresuró en abrir la puerta del vehículo.

Rigel descendió primero, extendiendo la mano para ayudar a Betelgeuse. La matriarca dejó el carruaje de forma altiva, sujetando su largo vestido y siendo seguida por Kamus. El primogénito ofreció su brazo derecho a su madre, que ella enseguida aceptó, y esperó a que su hijo menor le ofreciese el brazo izquierdo. Kamus, con una sonrisa irónica, permitió que Betelgeuse enlazase su brazo.

Los tres representantes del clan Ivory subieron con singular imponencia los escalones hasta la enorme puerta de doble hoja de la mansión Thorne y cruzaron el hall de entrada, atrayendo en el camino miradas de los demás magos de alta estirpe que llegaban a la conmemoración del compromiso de Elizabeth Black-Thorne y Maxwell Sinn. Oyeron a un mago de voz resonante anunciar sus nombres con gran respeto y admiración y finalmente se adentraron en el salón de fiestas.

Continuará



Monday, May 14, 2007



Aquí va la segunda parte de esta historia. Espero que les guste y la sigan. Como esta parte es cortita, les prometo publicar otra a mediados de esta semana. No dejen de comentar y cualquier duda mándennos una lechuza. Saludos, Corina.




El salón de fiestas estaba ricamente adornado. Los Black-Thorne no ahorraron esfuerzos para hacer el compromiso de su hija un evento memorable. Cientos de velas flotaban por el salón, una gran mesa de banquete estaba bien dispuesta en el lado izquierdo del amplio comedor. Bandejas levitaban con canapés y copas burbujeantes de champán, mientras instrumentos musicales hechizados tocaban una suave música clásica. Un joven y elegante mago, vistiendo una casaca verde musgo, estaba en la puerta de entrada del salón, pronto para anunciar la llegada de los invitados. Al poco tiempo fue posible oír su resonante voz decir:
—El señor Henry Armand Sinn acompañado de su esposa, la señora Justine Lisset Valmont Sinn y del dignísimo novio, Maxwell Dorian Sinn.
Los Sinn se adentraron en el recinto, yendo a saludar a los Black-Thorne.
—Señor Pericles, señora Marguerite —dijo Henry, inclinándose en una leve reverencia —. Hoy realmente es un día muy feliz para nuestras familias. El compromiso de su graciosa hija Elizabeth con mi estimado hermano menor, Maxwell, es el primer paso para sellar una unión de tan distinguidas casas como las nuestras.
—También nosotros estamos muy contentos con el compromiso —respondió Pericles.
—La señora Marguerite está realmente muy elegante y distinguida, como siempre, por supuesto —dijo Justine, esbozando una sonrisa capaz de dejar con envidia a una veela y pasando discretamente los dedos por entre su largo cabello escarlata. Volviéndose a Elizabeth, afirmó—: Y tú, niña, estás radiante. Estoy segura de que harás a nuestro Maxwell muy feliz.
Max, que hasta el momento se mantuvo callado, dijo:
—Justine tiene razón, Betsy, estás... cielos... —y, olvidándose de cualquier regla de etiqueta, dio un largo beso a la futura novia.
Al soltarse de los brazos del joven, Elizabeth apenas sonrió y miró discretamente a Aldebaran, como si quisiera decir: «No tienes por qué preocuparte».
Al poco tiempo el salón se fue llenando con la llegada de los demás invitados.

Continuará.



Tuesday, May 08, 2007



Bueno, como les había prometido, aquí publicamos la primera parte de la historia "Sueños Rotos". Espero que les guste. No se olviden de comentar. Saludos.





1- El compromiso de Elizabeth


Sentada en el tocador del cuarto en donde pasó su infancia, Elizabeth se miraba en el espejo. Sus largos cabellos, encaracolados y rojizos se encontraban sujetos en un moño y contrastaban con la blancura de su piel. Usaba un largo vestido de satén verde, el mismo color que sus ojos. Parpadeó repetidas veces frente a su imagen invertida. Los invitados estaban por llegar y ella aún no terminaba de arreglarse.

Aquél debería ser uno de los días más felices de su vida: era su fiesta de compromiso. Con todo, Elizabeth no se sentía feliz, tampoco se sentía triste. Una cierta indiferencia le inundaba el pecho. No entendía el motivo, pues a fin de cuentas, su noviazgo con Maxwell Sinn había sido su propia elección, fue ella misma quien aceptó la petición de noviazgo del joven hacía cerca de un año atrás y nunca se arrepintió de ello. Se sentía hasta afortunada, no era como la mayoría de sus primas, cuyos padres aceptaban sus casamientos sin siquiera mencionárselos.

Max era un joven educado y distinguido, descendiente de la antigua y noble casa de los Sinn; era un mago de alta estirpe, de sangre pura y de Slytherin. La relación de Elizabeth con sus padres mejoró considerablemente después del inicio de su noviazgo con Max, hasta la misma Marguerite, que casi no le hablaba a su hija desde que Elizabeth entrara a Hogwarts y fuera designada a Gryffindor, pasó a dirigirle palabras amables y hasta cálidas (según los patrones de la matriarca de los Black-Thorne).

Betsy fue sacada de su ensimismamiento al oír que tocaban la puerta.

—Entre —respondió.

Ludovic entró impetuosamente al cuarto y se dejó caer displicentemente en la cama de su hermana menor, colocando las manos detrás de la cabeza.

—Hermanita, realmente estás arrebatadora. Quién diría que nuestra pequeña oveja negra un día entraría en juicio, ¿eh? No podría estar más orgulloso.

Elizabeth se volvió hacia su hermano, el rostro aún impasible.

—Viniendo de ti, Ludo, nunca sé si es verdad o sólo un comentario sarcástico.

—Puedes creerme, mi dulce Elizabeth, nunca hablé tan en serio en toda mi vida. Tú sabes cuánto te quiero, hermanita.

Elizabeth sonrió. Ludovic era realmente extraño. Le hizo la vida imposible en los primeros años en que Betsy entrara a Hogwarts. Ludovic decía que aquello era su obligación, a fin de cuentas, él era de Slytherin y ella de Gryffindor. Su argumento era que hacía todo aquello para moldear el carácter de su hermana menor. Y aún así, ella no conseguía odiarlo, pues sabía que bajo todas esas demostraciones retorcidas de afecto, él, a su modo, realmente la quería.

—Entonces, Ludo, ¿te dijo mamá quien confirmó la asistencia a la fiesta?

—Tú sabes, hermana, las mismas personas de siempre... Nuestros estimados primos Ivory, hijos de la querida tía Betelgeuse, hasta la misma prima Alrisca y su marido; los Star y algunas otras familias importantes; gran parte de los Black. Lamentablemente tendré que soportar al pomposo de Malfoy; nunca voy a entender por qué la prima Narcisa se interesó en él. Y claro, tu novio con su hermano y su cuñada. Mamá quedó de veras decepcionada porque los Priout y los Goddriac rehusaron venir. No entiende por qué familias de tan alta clase tienen tanta reticencia en relacionarse con nosotros...

—Tendrán sus motivos...

—¿Puedo interrumpir?

El rostro de Elizabeth se iluminó al oír aquella voz.

—Tú nunca interrumpes, Aldo —dijo ella.

—Desde tu punto de vista —rezongó Ludovic bajito.

Aldebaran fingió no oír el comentario de su hermano menor, apenas le lanzó una mirada seca y fría. Ludovic se levantó de la cama de su hermana, diciendo:

—El ambiente aquí se puso insoportable. Te espero abajo, hermanita. No demores, sabes que mamá no tolera los retrasos —y se fue.

—¿Cuándo acabarán con todo esto? Tú y Ludo no son más unos niños pequeños.

—Betsy, sabes que nuestro hermano está siguiendo un camino del cual no puedo estar de acuerdo, lo mismo con las ideas de nuestros padres. Pero no vine aquí a hablar de Ludovic, sino de ti. ¿Estás segura de que esto es lo que quieres?

—¿Por qué no, Aldo? Me gusta Max, él me ama, y todo el mundo está feliz: papá, mamá, los Sinn. Sé que estoy haciendo lo correcto.

Aldebaran miró a su hermana con afecto. Sabía lo obstinada y determinada que era Elizabeth; cuando se le metía algo a la cabeza, era difícil hacer que ella cambiase de idea.

—Por tu propio bien, hermana, espero que realmente tengas razón —dijo, besándole la frente—. Antes de irnos, quiero darte un regalo. Quería esperar hasta tu fiesta de graduación para entregártelo, pero... —le extendió una cajita a su hermana. Contenía una linda cadenita dorada con un dije en forma de hada.

—Es maravillosa, Aldo —Elizabeth saltó sobre su hermano y lo abrazó—. Me la pondré ahora mismo.

Aldebaran sonrió y, extendiéndole el brazo a su hermana, le dijo.

—¿Vamos?

Elizabeth descendió la amplia escalera del antiguo palacete de la familia de su padre, tomada del brazo de su hermano. Marguerite y Pericles la esperaban abajo, acompañados por Ludovic.

—Nunca estuviste tan magnífica, hija —dijo Pericles, besando suavemente la mano de Betsy—. Hoy veo que eres realmente una heredera de los Thorne.

Marguerite carraspeó discretamente.

—O mejor dicho —se corrigió Pericles—, una verdadera Black-Thorne.

La muchacha bajó los ojos, aún no estaba preparada para encarar a su madre, no después de lo que Marguerite acabara de hacer. Era irritante el modo como, aún después de todos esos años de matrimonio, ella sentía la necesidad de imponerse a su marido, inclusive en las cosas más insignificantes. Eso hacía que la sangre de Elizabeth hirviera, y ella no quería pelear nuevamente con su madre; a fin de cuentas, hoy era día de fiesta, todo debía ser perfecto. Además, no quería molestar a su padre, cuya salud estaba cada día más débil.

Respiró hondo.

Marguerite miró a su hija de arriba abajo, evaluando los mínimos detalles. Al final dijo:

—Realmente, mi querida, estás de veras presentable, digna del apellido que llevas.

Elizabeth miró a su madre durante unos segundos; viniendo de Marguerite, aquellas palabras significaban mucho más que un simple halago, eran una señal de aprobación y orgullo.

—Es mejor irnos al salón de fiestas. Los Sinn y demás invitados están por llegar —dijo la matriarca de los Black-Thorne. Después se volvió a Ludovic y completó—: Y tú, mi amor, por favor, ahórrate las discusiones frívolas con el joven Malfoy. No es bueno que un Black-Thorne se envuelva en querellas triviales.

—Si tú me lo pides, madre, ¿quién soy yo para desobedecer?

Aún del brazo de Aldebaran y dirigiéndose al salón de fiestas de la mansión, Betsy murmuró bajito a su hermano:

—¿Sabes si Sirius vendrá?

—Probablemente no. Tú sabes que él evita los eventos familiares desde que se fue de la casa de sus padres. Y por favor, Betsy, no comentes nada sobre él o Andrómeda cerca de los primos de nuestra madre, causarías un malestar innecesario, y lo último que queremos es ver a la señora Marguerite de malhumor.


Continuará



Thursday, May 03, 2007



Muy pronto comenzaremos a publicar la primera parte de la trilogía "Días Pasados", "Sueños rotos", donde participan los personajes Elizabeth Black-Thorne, Kamus Ivory y Anabelle Timms. Estén atentos y espero que les guste la historia.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket





CONTÁCTENOS


ORKUT


CANDYMAKERS 1


CANDYMAKERS 2


SITIO ORIGINAL BRASILEÑO





CRÉDITOS

TRADUCCIÓN:Corina Frasier












Este blog es un fanfiction inspirado en los libros de Harry Potter. Nuestra historia comienza en los años 70, el tiempo de la primera guerra mágica. Nuestros personajes son originales, inspirados por el universo de JK Rowling.

NICHOLAS DANIEL JOHNSON


Escritor muggle de libros de fantasía y ficción. Sus padres, Richard y Mary, eran profesores de literatura inglesa, lo que tal vez haya influenciado a Nicholas en su elección profesional. Ambos murieron en un accidente de tráfico al regresar de una conferencia en una noche lluviosa, cuando Nicholas tenía doce años. Fue criado por su hermano mayor, Robert Johnson.


ELIZABETH ASTREA BLACK-THORNE JOHNSON


Heredera de una ultra tradicional y conservadora familia de magos, los Black-Thorne, Elizabeth nunca aprobó las ideas tradicionalistas de sus padres, siempre entrando en serios conflictos con ellos, especialmente con su madre, Marguerite. Cuando era estudiante perteneció a Gryffindor, hecho que generó una nueva desavenencia entre ella y su familia. Es alegre, valerosa e intrépida. Trata con igual simpatía a muggles, magos y mestizos. Es más, su mejor amiga, Marion Peterson, es hija de muggles. Cuando se graduó en Hogwarts decidió ser auror como su hermano Aldebarán, a quien mucho admira.


ALDEBARÁN AURELIUS BLACK-THORNE


Hijo primogénito de Pericles y Marguerite, Aldebarán siempre tuvo una personalidad introvertida. Raramente sonríe a no ser en presencia de su hermana menor, a quien le profesa un gran amor. No aprueba las ideas de sus padres sobre la pureza racial entre los magos y siempre trata con igual deferencia a muggles, magos y mestizos. Cuando estudiaba en Hogwarts perteneció a Ravenclaw. Es un hombre justo y valiente.


FRIDA WITOSLAWA GRYGIEL


Es una bruja de origen polaco y estudió en Durmstrang de joven. Se mudó a Inglaterra poco después de graduarse. Es una mujer elegante, educada y distinguida.


LUDOVIC SEDARIUS ERÍDANO BLACK-THORNE


Hijo del medio del matrimonio Black-Thorne, Ludovic siempre fue el preferido de sus padres exactamente por ser el único de la prole que aprobaba incondicionalmente las ideas paternas acerca de la purificación de la raza mágica. Perteneció a Slytherin cuando estudió en Hogwarts. Después de graduarse se hizo mortífago. Ludovic es uno de los más inescrupulosos, perversos y amorales siervos de Voldemort y uno de sus principales asesinos y torturadores.


ALEXANDER Y GABRIELA SINCLAIR


Gryffindor en los tiempos de Hogwarts, Alex era conocido por su coraje e integridad. Se volvió auror después de graduarse, pero por amor a su esposa abandonó el empleo y se volvió instructor de la Academia de Aurores. Es uno de los mejores amigos de Aldo.
Gabriela nació en Perú y se mudó a Inglaterra para trabajar con su hermano mayor. Muggle, siempre tuvo dificultades en aceptar y lidiar con el mundo mágico, pues iba en contra del temperamento racional que ella cultivó durante años. Es una mujer cariñosa pero de genio fuerte.


LUCY REINFIELD


Miembro de Hufflepuff en época del colegio, vio a sus padres ser asesinados por mortífagos cuando tenía once años de edad; escapó gracias a que estuvo escondida y su madre logró distraer a los siervos de Voldemort. Sin otros parientes vivos, Lucy pasó a estar bajo la tutela de Bartemius Crouch, amigo de largo tiempo de su padre y que terminó ocupando efectivamente el cargo que sería de Reinfield. Cuando se graduó en Hogwarts, Lucy trató de entrar a la Academia de Aurores, pero suspendió los exámenes físicos. Fue gracias al "tío Barty" que Lucy consiguió el puesto de secretaria en el Cuartel General de Aurores.


* Harry Potter, nombres, personajes, lugares y demás hechos relacionados son propiedad de J.K. Rowling, Warner Bros, Bloomsbury, Scholastic, etc.
* Este sitio no posee fines comerciales ni de lucro.



Nuestro Link



Nuestro Colegio Amigo
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Archives

May 2007
June 2007
July 2007
August 2007
September 2007
October 2007
November 2007
December 2007
January 2008
February 2008
March 2008
April 2008
May 2008
June 2008
July 2008
August 2008
September 2008
October 2008
November 2008
December 2008
January 2009
February 2009
March 2009
April 2009
September 2009


visitas


Feeds  Expreso