Sunday, November 09, 2008



Hola a todos otra vez. Aquí volvimos, con una nueva historia para publicar. Esta vez se trata de la historia de la familia Black-Thorne, desde después de la graduación de Elizabeth en Hogwarts hasta los primeros años de vida de su hija. Espero que la disfruten mucho leyéndola como yo lo hice traduciéndola. Así que con ustedes, "Para siempre en la memoria". Saludos, Corina.


Capítulo 1
Vidas paralelas



Suburbio de Londres, junio de 1971
El incontenible alboroto alegre de los niños llenaba todos los espacios existentes en aquel vecindario. Era una soleada tarde de domingo, de mediados de primavera. ¿Qué niño no estaría feliz de estar en un parque de diversiones? Globos, payasos, todo el algodón de azúcar que se puede comer... Sin hablar de los juegos. Calesita, tren fantasma, rueda gigante y hasta una emocionante montaña rusa.
Realmente era perfecto para cualquier niño de doce años de edad que se preciara. Aún así Nicholas Johnson no se sentía ni un poquito feliz. Es más, la felicidad estaba lejos de cualquier cosa que se insinuara en su corazón en ese momento.
¿Por qué Robbie tenía que haber inventado ese paseo? ¿Por qué su hermano mayor no lo dejaba en paz? Todo lo que Nick quería era quedarse en la penumbra de su cuarto, acompañado sólo por sus mejores amigos: sus libros y sus historietas.
En la primera oportunidad que tuvo se escabulló de la vigilancia de su hermano. Sólo quería un lugar para esconderse, para estar tranquilo. La alegría de esas personas, divirtiéndose sin ninguna preocupación, era casi una afrenta personal para él. ¿Será que nadie se daba cuenta de lo mucho que estaba sufriendo? ¿De lo que el mundo le había quitado?
Serpenteando entre varios puestos de dulces, salados y juguetes, Nicholas se alejó del centro de la multitud... El silencio era inalcanzable... Pero las risas comenzaron a sonar más bajas y a dolerle menos en los oídos. Fue cuando notó, perdida y aislada, una pequeña tienda de lona. Rota y andrajosa, las estrellas y lunas plateadas parecían estarse descascarando y apenas se distinguían del azul pálido del tejido.
El tiempo pareció detenerse para el chiquillo y, sin siquiera percatarse, sus delgadas piernas perdidas en unas bermudas que parecían tener el doble del tamaño de su dueño, lo condujeron al interior de la tienda.
Estaba bastante oscuro y el aroma fuerte y sofocante del incienso le hizo a Nick estornudar algunas veces. Poco a poco sus ojos se fueron acostumbrando a las sombras y las formas difusas cobraron forma. Cojines de colores, algunos estantes con cosas que el chico sólo había visto antes en cuentos de hadas (jarros y más jarros, cuyos contenidos él trataría años después de decir que sólo eran fruto de una imaginación infantil muy fértil) y, en el centro de todo, una mesa redonda, baja y con una bola de cristal sobre ella. Detrás estaba una mujer de largo y ondulado cabello color ébano, parcialmente escondido en lo alto de la cabeza por un pañuelo rojo. Sus ojos parecían ser violetas, pero cuando el niño parpadeaba cambiaban ora a azul, ora a un tono dorado. Aquello dejaba a Nick confundido, pero al mismo tiempo lo fascinaba. De lo único que estaba seguro, mismo sin saber el motivo, que ella tenía mucho más edad de la que aparentaba.
—No te quedes aquí, jovencito —dijo ella, con voz dulce como los rabeles
* en noches de luna—. Acércate para que te pueda ver mejor. Si estás aquí es porque las Hilanderas guiaron tus pies.
El chiquillo caminó con pasos lentos hasta la mujer. Casi como hipnotizado se sentó en el cojín que ella le indicaba.
—Entonces, jovencito... —continuó ella—, si estás aquí, mi obligación es leerte la suerte. Pero antes las presentaciones. ¿Cómo te llamas?
—Ni... Nicholas —balbuceó el niño.
—Bien, Nicholas —continuó la mujer con su voz de terciopelo, destacando un poco su acento—. Mi nombre es Adelajda.
Ella sonrió ampliamente, la blancura de sus dientes sólo rota por un pequeño rubí rojo incrustado. Tomó con delicadeza el rostro de Nick y lo miró a los ojos, los “espejos del alma”. Después de un rato de observación lo soltó y sujetó con firmeza su muñeca.
—Ahora que te conozco —dijo la mujer—, vamos a ver lo que las líneas de tu mano nos revelan.
Él no dijo nada, sólo asintió y tragó saliva. La mujer miró con atención las líneas que tenía ante sí. Una sombra furtiva atravesó los ojos de la gitana. Ese niño conocería una felicidad que pocos mortales soñarían alcanzar en muchas y muchas vidas, pero el precio de tamaño tesoro era una carga de igual proporción. Bendito y maldito por un mismo motivo.
—Perdiste algo importante hace poco tiempo —comenzó— y sigues sufriendo por ello. Pero quiero que sepas que todo saldrá bien en breve. Tendrás frente a ti tiempos de luces y sombras, de dolor y de alegría. Con todo, ¿qué destino no es así? Lo único que puedo aconsejarte, niño, es que nunca olvides que tu destino y tu felicidad reposan en un hada de ojos esmeraldas y cabellos flameantes. Si la negares, te arrepentirás por el resto de tus días.
Nicholas parpadeó repetidas veces y se miró la palma de su mano. No conseguía comprender lo que Adelajda quería decir. La mujer captó su expresión de perplejidad, pero ninguna explicación que pudiera darle sería suficiente para explicarle lo que le aguardaba, las maravillas con las que sería colmada su vida.
—Un día entenderás todo lo que escuchaste hoy —dijo ella, soltando la mano de Nick—. Eso es todo.
—Gra... gracias —respondió el niño, sin estar seguro de si estaba realmente agradecido—. ¿Te debo algo?
La mujer negó con la cabeza.
—Hoy no, Nick. Considéralo un regalo... Después de todo, hoy es tu cumpleaños, ¿no?
Él puso los ojos como platos… Si dudó por algún segundo de lo que la gitana le había dicho, en ese momento toda sospecha se disipó completamente.
Medio a los tropezones, salió vacilante de la tienda. La luz del sol le cegó los ojos, haciendo que el paisaje exterior se volviera un borrón blanco. Mientras trataba de adaptarse al cambio súbito de luminosidad, comenzó a caminar sin rumbo por el parque. De repente se chocó contra algo suave y bastante familiar. Alzó la cabeza para encontrarse con los ojos preocupados de su hermano mayor, que lo sujetaba protectoramente de los hombros.
—Nick, ¿en dónde has estado? ¡Estaba preocupado, te estuve buscando por todo el parque! —dijo Robert.
Nicholas no dijo nada, sólo sacudió la cabeza, ya que no sabía ni qué responderle. Todo lo que sentía era una necesidad enorme de dejar fluir toda la tristeza que crecía en su interior. Sin siquiera pensarlo abrazó a su hermano y dejó que las lágrimas cayeran cálidas y reconfortantes por sus mejillas. Era la primera vez que lloraba en los últimos dos meses, la primera vez desde que sus padres se hubieran ido. Adelajda había dicho que todo saldría bien. Necesitaba creerlo.


________________
*Instrumento musical parecido al violín





CONTÁCTENOS


ORKUT


CANDYMAKERS 1


CANDYMAKERS 2


SITIO ORIGINAL BRASILEÑO





CRÉDITOS

TRADUCCIÓN:Corina Frasier












Este blog es un fanfiction inspirado en los libros de Harry Potter. Nuestra historia comienza en los años 70, el tiempo de la primera guerra mágica. Nuestros personajes son originales, inspirados por el universo de JK Rowling.

NICHOLAS DANIEL JOHNSON


Escritor muggle de libros de fantasía y ficción. Sus padres, Richard y Mary, eran profesores de literatura inglesa, lo que tal vez haya influenciado a Nicholas en su elección profesional. Ambos murieron en un accidente de tráfico al regresar de una conferencia en una noche lluviosa, cuando Nicholas tenía doce años. Fue criado por su hermano mayor, Robert Johnson.


ELIZABETH ASTREA BLACK-THORNE JOHNSON


Heredera de una ultra tradicional y conservadora familia de magos, los Black-Thorne, Elizabeth nunca aprobó las ideas tradicionalistas de sus padres, siempre entrando en serios conflictos con ellos, especialmente con su madre, Marguerite. Cuando era estudiante perteneció a Gryffindor, hecho que generó una nueva desavenencia entre ella y su familia. Es alegre, valerosa e intrépida. Trata con igual simpatía a muggles, magos y mestizos. Es más, su mejor amiga, Marion Peterson, es hija de muggles. Cuando se graduó en Hogwarts decidió ser auror como su hermano Aldebarán, a quien mucho admira.


ALDEBARÁN AURELIUS BLACK-THORNE


Hijo primogénito de Pericles y Marguerite, Aldebarán siempre tuvo una personalidad introvertida. Raramente sonríe a no ser en presencia de su hermana menor, a quien le profesa un gran amor. No aprueba las ideas de sus padres sobre la pureza racial entre los magos y siempre trata con igual deferencia a muggles, magos y mestizos. Cuando estudiaba en Hogwarts perteneció a Ravenclaw. Es un hombre justo y valiente.


FRIDA WITOSLAWA GRYGIEL


Es una bruja de origen polaco y estudió en Durmstrang de joven. Se mudó a Inglaterra poco después de graduarse. Es una mujer elegante, educada y distinguida.


LUDOVIC SEDARIUS ERÍDANO BLACK-THORNE


Hijo del medio del matrimonio Black-Thorne, Ludovic siempre fue el preferido de sus padres exactamente por ser el único de la prole que aprobaba incondicionalmente las ideas paternas acerca de la purificación de la raza mágica. Perteneció a Slytherin cuando estudió en Hogwarts. Después de graduarse se hizo mortífago. Ludovic es uno de los más inescrupulosos, perversos y amorales siervos de Voldemort y uno de sus principales asesinos y torturadores.


ALEXANDER Y GABRIELA SINCLAIR


Gryffindor en los tiempos de Hogwarts, Alex era conocido por su coraje e integridad. Se volvió auror después de graduarse, pero por amor a su esposa abandonó el empleo y se volvió instructor de la Academia de Aurores. Es uno de los mejores amigos de Aldo.
Gabriela nació en Perú y se mudó a Inglaterra para trabajar con su hermano mayor. Muggle, siempre tuvo dificultades en aceptar y lidiar con el mundo mágico, pues iba en contra del temperamento racional que ella cultivó durante años. Es una mujer cariñosa pero de genio fuerte.


LUCY REINFIELD


Miembro de Hufflepuff en época del colegio, vio a sus padres ser asesinados por mortífagos cuando tenía once años de edad; escapó gracias a que estuvo escondida y su madre logró distraer a los siervos de Voldemort. Sin otros parientes vivos, Lucy pasó a estar bajo la tutela de Bartemius Crouch, amigo de largo tiempo de su padre y que terminó ocupando efectivamente el cargo que sería de Reinfield. Cuando se graduó en Hogwarts, Lucy trató de entrar a la Academia de Aurores, pero suspendió los exámenes físicos. Fue gracias al "tío Barty" que Lucy consiguió el puesto de secretaria en el Cuartel General de Aurores.


* Harry Potter, nombres, personajes, lugares y demás hechos relacionados son propiedad de J.K. Rowling, Warner Bros, Bloomsbury, Scholastic, etc.
* Este sitio no posee fines comerciales ni de lucro.



Nuestro Link



Nuestro Colegio Amigo
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Archives

May 2007
June 2007
July 2007
August 2007
September 2007
October 2007
November 2007
December 2007
January 2008
February 2008
March 2008
April 2008
May 2008
June 2008
July 2008
August 2008
September 2008
October 2008
November 2008
December 2008
January 2009
February 2009
March 2009
April 2009
September 2009


visitas


Feeds  Expreso