Sunday, November 16, 2008



Londres, julio de 1979
El sol ya estaba alto en aquella mañana de lunes y tal vez por eso se podía sentir una algarabía en el barrio. Era verano. Los niños que no estaban corriendo por la calle jugando a la pelota se reían divertidos en sus pequeños patios, trepándose a los árboles o jugando a mojarse los unos a los otros con las mangueras.
Pero nada de eso perturbaba el sueño pesado del joven. Sumergido en un mar de almohadas y sábanas en la semioscuridad de su cuarto, Nicholas Johnson estaba ajeno a la vida que latía más allá de sus paredes. Lo que era en cierto modo irónico, ya que había comprado esa casa con su parte de la herencia legada por sus fallecidos padres justamente porque el barrio le recordaba al vecindario de su infancia. Claro que el que su hermano Robert hubiera resuelto invitar a su novia, Rebecca, a vivir en el antiguo apartamento que compartía con Nick había influenciado en la decisión de éste. Aun sabiendo que a Robbie no le importaba su presencia allí, sentía que estaba privando a su hermano de la libertad que una relación de pareja exigía.
—¡Arriba, dormilón! —fue lo primero que Nick escuchó al despertarse, para luego sentir el impacto de una almohada en la cabeza.
Abrió los ojos y miró a un joven moreno de ojos azules y cabellera desgreñada. Jack Mercury se reía divertido desde la puerta del aposento. Sin tener otra elección Nick se levantó, con los ojos todavía nublados por el sueño, mientras trataba de desperezarse.
—Sabes, Jack, realmente voy a echar de menos esta manera sutil tuya de despertarme —respondió, parcialmente irritado—. Tienes una latosa vocación para despertar. Me pasé la noche entera escribiendo, ¿sabías?
Jack Mercury cruzó los brazos, todavía sonriendo.
—¿Qué culpa tengo si tú eres un ratón de biblioteca incluso en vacaciones? El verano fue hecho para ser divertido, no para trabajar. Además, ¡son casi las once! Te hice pancakes de desayuno. Aprovecha que después de este fin de semana no me tendrás más aquí para cocinarte. Sólo espero que la casa no esté ardiendo en llamas cuando vuelva del viaje.
Nicholas se rascó la nuca y bostezó mientras apoyaba los pies descalzos en el suelo aliviadoramente fresco.
—Fue una única vez, ¿vas a continuar restregándomelo en la cara por el resto de mi vida?
—Posiblemente —respondió Jack con un brillo divertido en sus ojos bien azules.
Los dos descendieron los escalones que conducían a la planta baja de la casa y se dirigieron hasta la cocina. Nicholas se sentó en la mesa y se sirvió una enorme porción de pancakes que su amigo, con quien compartía la casa, hizo de desayuno.
—Toma —dijo Jack, depositando junto a Nick una jarra llena de miel—. Ya que es una de las últimas, quiero que comas a la manera yanqui, ya que voy a tener que aprender a preparar una auténtica comida americana si quiero llevarme bien con las chicas de allá.
Nick sonrió ladeado. Una parte de él ciertamente envidiaba la desenvoltura y el sentido de aventura de su amigo. Conoció a Jack a comienzos de la facultad. Nicholas optó por estudiar Lengua y Literatura, que de cierta forma le pareció natural, ya que tanto su padre como su madre fueron catedráticos en esa área. Y Mercury cursó Ingeniería por influencia de su padre y su hermano mayor. Los gustos semejantes en cine, literatura y especialmente cómics terminaron por acercarlos, o como Mercury acostumbraba a decir: «Un nerd siempre huele a otro nerd adonde quiera que vaya». Cuando se fue de la casa de su hermano, invitó a su amigo a vivir con él y a ayudarlo con los gastos. Ahora Jack había decidido dejarlo todo, curso, familia, amigos sencillamente para “conocer el mundo”, comenzando por América. Fue a Manchester el fin de semana, donde residía su familia, para comunicarles a los Mercury que estaba partiendo el siguiente viernes.
—¿Hace mucho que llegaste? —preguntó Nick.
—Una hora. Pensé en acostarme y descansar del viaje, pero estaba demasiado eléctrico para dormir así que decidí prepararle el desayuno a mi viejo y querido amigo Johnson.
—¿Tan malo fue? —preguntó Nicholas, mientras bebía un buen sorbo del té que acababa de servirse.
El otro se sentó junto a él y apoyó la cabeza sobre las manos.
—El viejo Ted y mamá lo aceptaron mucho mejor de lo que esperaba... Pero Dave se puso verdaderamente furioso, y eso sería ser suave con mi hermano.
Nicholas le dio unas palmaditas en el hombro.
—Lo entenderá, Jack. Créeme, es tu hermano y quiere verte feliz. Un día comprenderá que obligarte a ser ingeniero sólo te haría una persona amarga y miserable y que necesitabas esta locura de viaje para poner tus ideas en su lugar.
Jack levantó la mirada, ya más tranquilo. Su amigo tenía razón. Era sólo darle tiempo al tiempo para que las cosas se arreglaran entre él y su hermano mayor.
—Sabes, Nick, deberías venir conmigo. Será divertido. Un tour por América, después podríamos estirar el paseo y divertirnos con algunas señoritas en México...
Nicholas sacudió la cabeza. La idea era tentadora, ya que todavía le quedaban un buen par de meses antes de comenzar el último semestre en la facultad. Pero sentía en el pecho una necesidad casi urgente y por supuesto irracional de permanecer en Inglaterra en esos días, como si su vida dependiera de ello.
—No puedo, Jack, tengo compromisos por ahora. ¿Te has olvidado de la tarde de autógrafos de mi primer libro el sábado?
—¡Es verdad! Me olvidé que compartía la casa con una celebridad. Nicholas Johnson, famoso escritor y futuro Premio Nobel de Literatura. Bueno, la cosa es que tengo que subir a hacer mis maletas. ¡La vida me espera! —dijo el otro, levantándose de un salto.
Nicholas escuchó los pasos apresurados de su amigo subiendo las escaleras mientras miraba el interior de su taza. Pero su mente estaba bien lejos de allí, vagaba inadvertidamente a una tarde de primavera años atrás, como siempre hacía en momentos como ése...





CONTÁCTENOS


ORKUT


CANDYMAKERS 1


CANDYMAKERS 2


SITIO ORIGINAL BRASILEÑO





CRÉDITOS

TRADUCCIÓN:Corina Frasier












Este blog es un fanfiction inspirado en los libros de Harry Potter. Nuestra historia comienza en los años 70, el tiempo de la primera guerra mágica. Nuestros personajes son originales, inspirados por el universo de JK Rowling.

NICHOLAS DANIEL JOHNSON


Escritor muggle de libros de fantasía y ficción. Sus padres, Richard y Mary, eran profesores de literatura inglesa, lo que tal vez haya influenciado a Nicholas en su elección profesional. Ambos murieron en un accidente de tráfico al regresar de una conferencia en una noche lluviosa, cuando Nicholas tenía doce años. Fue criado por su hermano mayor, Robert Johnson.


ELIZABETH ASTREA BLACK-THORNE JOHNSON


Heredera de una ultra tradicional y conservadora familia de magos, los Black-Thorne, Elizabeth nunca aprobó las ideas tradicionalistas de sus padres, siempre entrando en serios conflictos con ellos, especialmente con su madre, Marguerite. Cuando era estudiante perteneció a Gryffindor, hecho que generó una nueva desavenencia entre ella y su familia. Es alegre, valerosa e intrépida. Trata con igual simpatía a muggles, magos y mestizos. Es más, su mejor amiga, Marion Peterson, es hija de muggles. Cuando se graduó en Hogwarts decidió ser auror como su hermano Aldebarán, a quien mucho admira.


ALDEBARÁN AURELIUS BLACK-THORNE


Hijo primogénito de Pericles y Marguerite, Aldebarán siempre tuvo una personalidad introvertida. Raramente sonríe a no ser en presencia de su hermana menor, a quien le profesa un gran amor. No aprueba las ideas de sus padres sobre la pureza racial entre los magos y siempre trata con igual deferencia a muggles, magos y mestizos. Cuando estudiaba en Hogwarts perteneció a Ravenclaw. Es un hombre justo y valiente.


FRIDA WITOSLAWA GRYGIEL


Es una bruja de origen polaco y estudió en Durmstrang de joven. Se mudó a Inglaterra poco después de graduarse. Es una mujer elegante, educada y distinguida.


LUDOVIC SEDARIUS ERÍDANO BLACK-THORNE


Hijo del medio del matrimonio Black-Thorne, Ludovic siempre fue el preferido de sus padres exactamente por ser el único de la prole que aprobaba incondicionalmente las ideas paternas acerca de la purificación de la raza mágica. Perteneció a Slytherin cuando estudió en Hogwarts. Después de graduarse se hizo mortífago. Ludovic es uno de los más inescrupulosos, perversos y amorales siervos de Voldemort y uno de sus principales asesinos y torturadores.


ALEXANDER Y GABRIELA SINCLAIR


Gryffindor en los tiempos de Hogwarts, Alex era conocido por su coraje e integridad. Se volvió auror después de graduarse, pero por amor a su esposa abandonó el empleo y se volvió instructor de la Academia de Aurores. Es uno de los mejores amigos de Aldo.
Gabriela nació en Perú y se mudó a Inglaterra para trabajar con su hermano mayor. Muggle, siempre tuvo dificultades en aceptar y lidiar con el mundo mágico, pues iba en contra del temperamento racional que ella cultivó durante años. Es una mujer cariñosa pero de genio fuerte.


LUCY REINFIELD


Miembro de Hufflepuff en época del colegio, vio a sus padres ser asesinados por mortífagos cuando tenía once años de edad; escapó gracias a que estuvo escondida y su madre logró distraer a los siervos de Voldemort. Sin otros parientes vivos, Lucy pasó a estar bajo la tutela de Bartemius Crouch, amigo de largo tiempo de su padre y que terminó ocupando efectivamente el cargo que sería de Reinfield. Cuando se graduó en Hogwarts, Lucy trató de entrar a la Academia de Aurores, pero suspendió los exámenes físicos. Fue gracias al "tío Barty" que Lucy consiguió el puesto de secretaria en el Cuartel General de Aurores.


* Harry Potter, nombres, personajes, lugares y demás hechos relacionados son propiedad de J.K. Rowling, Warner Bros, Bloomsbury, Scholastic, etc.
* Este sitio no posee fines comerciales ni de lucro.



Nuestro Link



Nuestro Colegio Amigo
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Archives

May 2007
June 2007
July 2007
August 2007
September 2007
October 2007
November 2007
December 2007
January 2008
February 2008
March 2008
April 2008
May 2008
June 2008
July 2008
August 2008
September 2008
October 2008
November 2008
December 2008
January 2009
February 2009
March 2009
April 2009
September 2009


visitas


Feeds  Expreso